Feed on
Posts
Comments

Almacenaje portátil

Disco duro externo
Interesante artículo el que firma Orial Alamy en la revista de este mes de Fotonatura dedicado al almacenaje portátil (discos duros autónomos).

Básicamente cuando se habla de discos duros autónomos se habla de dispositivos que incorporan un disco duro, lectores de tarjetas de memoria y un software que permite copiar las tarjetas al disco sin necesidad de utilizar un sistema externo (como podría ser un ordenador portátil).

Este tipo de dispositivos son muy útiles para 2 situaciones:
1. Si eres un “enfermo” de la fotografía y tus tarjetas de 1 ó 2 GB no te dan para una sesión normal de fotografía de un día y por tanto necesitas algún dispositivo para descargar las fotos.
2. Viajes de duración media.

En mi caso es la segunda de las situaciónes donde me resultad útil. pues por un lado te permite no tener que disponer de montones de tarjetas Compact Flash ó bien te sirve de soporte para copias de seguridad en caso de que las tarjetas sean suficientes, pero no te fías de que durante el transcurso del viaje un accidente pueda dejarte sin tus preciadas fotos.

Yo tengo un x-drive algo antiguo que me regalaron y la verdad es que no me gusta demasiado por 2 motivos:
1. Tiene un problema con ciertos discos que hace que no puedas usar más de 8GB
2. No tiene un mecanismo seguro de comprobación de copia.

Es decir, lo llevas, copias las fotos, pero siempre tienes la duda de si se habrá copiado bien.

Sin embargo los que se comentan en el artículo son bastante más avanzados pues disponen de pantalla que te permite visualizar las fotos y comprobar que se han copiado adecuadamente.

Inconveniente principal: precio.

Copio aquí la introducción del artículo:

Las tarjetas de memoria siempre se han asociado en el mundo digital a los carretes de la fotografía química por ser ambos el medio en que se almacenan las fotos. Sin embargo, hay un aspecto muy diferente, pues si para un viaje o un reportaje extenso adquiríamos el número de carretes que calculábamos necesario, el precio de las tarjetas no permite una opción similar. Por tanto, es necesario volcar el contenido de las tarjetas en otro medio de mayor capacidad, como puede ser el disco duro de un ordenador portátil o bien un disco duro autónomo, más ligero y menos voluminoso, algo muy importante en la fotografía de la naturaleza.

Revista Fotonatura | Almacenaje portatil (artículo completo)