Ouka Lele vuelve a la Cibeles

Oula LeleLa artista Ouka Leele, que en los ochenta hizo una fotografía de la Cibeles hoy famosa, vuelve hoy, casi veinte años después, a la misma plaza, esta vez para una intervención artística de denuncia de la violencia y los malos tratos.

“Revive Cibeles!” es el nombre que Ouka Leele, o Bárbara Allende en la vida civil, Premio Nacional de Fotografía 2005, ha puesto a su performance, pensada para ayudar a una casa de acogida de mujeres y niños maltratados y a la que espera que se sumen “unas 300 personas”, que son las que necesita para que el acto quede lucido.

Entre las nueve de la mañana y la una de la tarde, el tiempo que ella ha calculado para filmar y fotografiar, “posiblemente también por aire, desde un helicóptero”, toda la intervención, cuatro cámaras colocadas en otros tantos puntos de la plaza grabarán este “ritual mágico-artístico en contra de la violencia, que desde lo alto será como un mandala”, dice la artista.

Tres colores cargados de simbolismo, el negro de la muerte, el rojo de la vida y el blanco de la pureza, serán los que empleen en sus ropas respectivamente hombres, mujeres y niños, quienes, en círculo alrededor de Cibeles, diosa de la tierra y la fertilidad, llevarán a cabo un acto también simbólico, que aludirá al abandono de la violencia por parte de los varones y a la inauguración de una nueva forma de relación entre hombres y mujeres.

“No podemos hablar de ecología, de paz ni de futuro si no bajamos las armas hombres y mujeres y no protegemos de la violencia a nuestros niños”, dice Ouka Leele, que se remite a Picasso o a Jodorowski al manifestar su confianza en el poder curativo del arte.
[foto de la noticia]

Para que los que deseen participar en esta acción se apunten, Ouka Leele ha creado la página www.revivecibeles.com, en la que explica con detalle cómo se desarrollará, qué deberán traer los voluntarios y qué se persigue con ella.

“Mientras a los niños se les diga que los hombres no lloran hasta que no tienen las tripas en la mano o se les llame maricones por querer ir a clases de baile; mientras las estadísticas de abusos sexuales a niños por parte hasta de sus propios familiares, sean tan escalofriantes; mientras hombres y mujeres no vivan en igualdad, no avanzaremos hacia la paz ni hacia la conciencia del privilegio que es estar en esta joya esférica que llamamos Tierra”, afirma Ouka Leele en Internet.

La intención de la artista, que no teme una mala acogida de los madrileños aunque éstos, a gusto de algunos, lleven un verano más machacados de la cuenta por las obras y las incomodidades del tráfico -“la circulación no se cortará del todo”, dice, para tranquilizar”-, es dar a conocer el resultado de este trabajo en la exposición que celebrará en octubre en la sala Alcalá 31.

Lo que se recaude entre patrocinadores, exposiciones itinerantes, venta de fotografías, carteles y hasta camisetas con el logo de la acción artística, se destinará a la casa refugio, explica Ouka Leele.

La fotógrafa de la Movida

La conocida fotógrafa madrileña se hizo famosa en los años de la Movida y su obra, en la que suele transformar la realidad de forma onírica y echando mano de colores estridentes, es bien cotizada y forma parte de importantes instituciones de arte.

La referida a Cibeles, titulada ‘Rappelle-toi Barbara’, como unos versos del poeta francés Prévert, es propiedad del Museo Municipal de Arte Contemporáneo (Centro Cultural Conde Duque), donde se expone. En aquella ocasión, Ouka Leele representó el mito de Atalanta e Hipómenes, dos amantes que, según el mito, acabaron convertidos en leones por Cibeles.

Vía | Metrópoli