Fotografía de alto riesgo. No lo hagais nunca!

Alucinante las fotos que me manda Fran de un tipo haciendo locuras encima de unas rocas del Gran Canyon de Arizona.

Las fotos fueron tomadas por Hans van de Vorst. Os incluyo sus comentarios traducidos al español.

Ahí van. Espeluznantes ;-). Menudo tío zumbado. Eso si que es afición y no lo nuestro! 🙂

Gran Canyon 1
Estaba observado a este chico de pié en una roca solitaria en el Grand Canyon.

El cañón tiene una profundidad de 900 metros en esta zona. La roca que queda a su derecha está próxima al cañón y es segura.

Observado al chico con sus sandalias, la cámara y el trípode me preguntaba 3 cosas:

1. ¿Como había llegado a esa roca?
2. ¿Por que no tomar la foto de la puesta de sol en la roca de la derecha que es totalmente segura?
3. ¿Como iba a volver?

Gran Canyon 2
Este es el punto sin retorno.

Gran Canyon 3
Una vez que el sol se puso recogió sus cosas (sólo le quedaba una mano libre) y se preparó para saltar. Tardo 2 minutos en decidirse.

Salto con sus sandalias…El Cañón tiene 900 metros de profundidad en esta zona….

Podéis observar que la roca adyacente está más alta por lo que trata de aterrizar en la zona más baja que está bastante empinada e intenta agarrarse a la roca con la mano que le queda libre.

Gran Canyon 4
Estamos llegando al final de este pequeña historia. Observar atentamente al fotógrafo.

Tiene una cámara, un trípode y una bolsa de plástico, todo sobre su hombre o su mano izquierda.

Sólo su mano derecha está libre para poder agarrarse a la roca y el peso de su equipo es un problema.

Aterriza en la zona baja de la roca con sus sandalias y su mano derecha y su pié derecho resbala…En ese momento tomé esta foto

Empuja su cuerpo hacia la roca.

Espera unos segundos, lanza su equipo a la roca, trepa y se va.

Arizona es el salvaje Oeste!